Yoga

Tamaño de texto

REPORTAJE AL MAESTRO SINGH

La India que sorprende

Cómo entender la India, que vive en medio del caos con una notable calma espiritual. El maestro de Yoga, Angel Ananta Singh, nos revela el secreto de este enigmático país.

El maestro Angel Singh en el Templo de Oro, uno de los más impactantes de la India.
agrandar imagen

La India te sorprende día a día con todo. El embotellamiento en las calles es permanente, pero no hay insultos ni apuros. En un semáforo puede estar un Mercedes Benz a la par de una vaca. Se ven personas que tienen necesidades y están muy sonrientes, felices. En medio del caos uno no se siente amenazado por la inseguridad. Las vacas son sagradas: comer una vaca es como comer a una madre. El indio empieza el día a las 4 o 5 de la mañana y lo primero que hace es rezar o prender un canal de TV espiritual, después desayuna con la familia. La India no es lo ideal, lo que pasa es que ellos tienen algo muy grande: la espiritualidad.

Esta es la India que sorprende y describe en un reportaje con primerafuente el maestro Angel Ananta Singh, quien enseña yoga hace más de 30 años en Tucumán, y llegó recientemente de su último viaje al místico país del continente asiático.

-¿Cómo hace la India para convivir en medio de un capitalismo salvaje y una espiritualidad tan marcada en su vida diaria?


-La espiritualidad es algo cotidiano en la India, está todos los días bien marcado en cada persona, tan cotidiano que quizás no se dan cuenta que son espirituales. Eso hace que puedan estar en un estado muy capitalista sin perder la identidad de lo que son.

- Contabas que es una constante que los indios se dediquen a lo espiritual bien se levantan…

-El indio empieza el día a las 4 o 5 de la mañana, a esa hora ya amanece, es prácticamente de día. Ellos respetan mucho los husos horarios. Al levantarse, lo primero que hace es rezar o prender un canal de TV espiritual, después desayuna con la familia. En tres horas –hasta las 8- tienen una participación muy grande con la familia. El rezo suena permanentemente en el aire, ya está incorporado en ellos. En el camino, en el negocio, en el mismo auto, tienen su presencia espiritual.

-Decías que es difícil pasar por una cuadra sin que haya un templo. ¿Por qué la India está llena de templos y de todas las deidades posibles?


-Hay una parte que es la que marca el Hinduismo, la madre de todas las religiones; todas las religiones tienen una parte del Hinduismo. Al Hinduismo tal vez no se lo pueda entender porque es monoteísta y al mismo tiempo, por tener tantos dioses, parece politeísta. Tal vez se entienda en Occidente si se compara con la adoración a tantos santos. La diferencia es que el único que puede entenderlo es el que nace en el Hinduismo. Sin embargo, es clarísimo que para ellos hay un solo Dios y tienen diferentes accesos para llegar a ese punto, entonces cada deidad tiene su templo.

-¿Cuál es el templo que más te impactó?

-En realidad todos los templos me han sorprendido, desde el más chico al más grande, pero en el Templo de Oro de los sijs (conocido como The Golden Temple), ubicado en Amritsar (al norte de la India), me impactó la devoción tan grande que tiene la gente. Está abierto las 24 horas del día, y la gente hace cola para entrar en un permanente canto y alabanza hacia un solo Dios, que se convierte en el maestro y el gurú. El templo es de oro, no por su valor, sino por lo dorado del corazón.

-Y en esa salida a la calle, empieza todo el caos, pero lo llamativo es que mantienen la calma..

-La India se recrea permanentemente. Tal vez no hay nada establecido y es un caos en sí mismo. Como pasa en los países superpoblados, el embotellamiento en las calles es permanente. Ellos saben que con el insulto y el apuro no van a ningún lado. Las bocinas son permanentes pero no para insultar sino para que se dé el paso a alguien que viene por detrás. Es un signo de respeto, no de atropello hacia el otro. Además, comparten las calles con todos: con las vacas, elefantes, camellos, los monos. Así, en un semáforo, puede estar un Mercedes Benz a la par de una vaca.

-¿Y qué pasa con la seguridad?


-Es algo que llama la atención, porque en medio del caos uno no se siente amenazado. Tal vez la inseguridad uno la lleve desde el país de origen, ahí no se siente amenazado. El indio es una persona muy pacífica, pero obviamente el terrorismo está muy marcado. Hay una presencia permanente de la Gendarmería en todos lados, y sobre todo en los templos, porque es donde hay una mayor concurrencia de gente. En los templos hay puertas de seguridad para detectar si alguien entra con explosivos. Pero no se ven personas alcoholizadas ni drogadas, aunque seguramente debe haber pero están en forma muy discreta.

-¿Y la mendicidad?

-Existe, pero la gente no sufre hambre porque los templos se encargan de abastecerles de comida, al igual que las ONG. Pero la mendicidad es algo que se arrastra porque la India viene muy sufrida por el saqueo que han hecho los británicos, entones se ha convertido en algo muy difícil de erradicar. La mendicidad está presente, quizás no tanto por la necesidad en sí sino porque se hizo una costumbre. En la actualidad, la gente lo esta combatiendo a través de la educación; hay una cantidad enorme de universidades nuevas.

-¿Por qué las vacas son consideradas sagradas?


-Es una parte muy inteligente de la India. La leyenda dice que la madre de Krishna (es un avatar) quedó sin leche y una vaca alimentó a su hijo. Por eso, comer una vaca en la India es como comer a una madre. Para ellos, es muy tonto comer algo que les puede dar mucho en 15 años. Les da leche, manteca, posibilita el arado, incluso a la misma bosta la usan como cemento para construir casas y generar combustible. Hasta la orina de la vaca tiene propiedades curativas que usa mucho la medicina ayurvédica. Al no ser de nadie, la vaca deambula y todo lo que produce en ese deambular lo puede recoger cualquier persona. Generalmente cuando las vacas tienen 12 años, sus dueños las sueltan para que se mueran solas, y cuando se mueren le sacan el cuero, y la carne la comen los animales.

- A la par de esa espiritualidad, la India crece a pasos gigantes y por ello integra el grupo de los BRIC, junto a Brasil, Rusia y China, países que prometen convertirse en las cuatro economías dominantes hacia el año 2050.

-(Ahora se sumó Sudáfrica a ese grupo). La India está en un permanente y constante crecimiento, sobre todo en el sector de la construcción. Los aeropuertos no tienen comparación con lo que eran hace cinco años atrás. El crecimiento ha sido exponencial y se lo ve muy marcado en los aeropuertos, en los caminos y en la construcción.

-¿Qué es lo que más te llamó la atención?

-La velocidad con la que avanzan.

- Sin embargo, todavía persiste una idea generalizada de que la India es muy pobre…

-La India no es pobre ni rica, tiene una personalidad muy clara. Eso marca la diferencia y lo que hace que puedan vivir situaciones tan extremas, como la pobreza y la riqueza. Seguramente como todos los países en crecimiento hay una brecha grande entre los que menos y los que más ingresos reciben; seguramente hay un acentuado problema de distribución, como sucede en la Argentina y en los países en crecimiento. La gran diferencia son las políticas económicas de la India, que les permite tener un crecimiento sostenido sin inflación. Hace más de 20 años, te daban 47 rupias por un dólar y ahora te dan 51 rupias, o sea que estamos hablando de 4 rupias de diferencia en 20 años. El único problema que tienen es el energético, y es el que podría llegar a generar inflación.

-¿Qué es lo que más te sorprende de la India?

-La India. La India en su totalidad. La India te sorprende día a día con todo. Es la gente la que hace la diferencia, entonces la gente te sorprende. De pronto, ves personas que tienen necesidades y están muy sonrientes, en sus rostros hay permanentemente una sonrisa, mostrando sus dientes grandes y blancos.

-Para ellos, ¿qué es la felicidad?


-Es algo que no se lo preguntan. Es el presente permanente. La India no es lo ideal, lo que pasa es que ellos tienen algo muy grande: la espiritualidad. Ellos saben que van a salir y no le tienen miedo al tiempo porque creen en la reencarnación. Así ha sido desde que la India ha sido prácticamente desvastada en los años 50 por los ingleses, y por ello han surgido como potencia en todos aspectos prácticamente. Ellos dicen que nadie puede conquistar a la India: ni los musulmanes, ni los ingleses, ni Alejandro Magno.

-Y en eso Gandhi fue uno de los seres que marcó la fortaleza de la India…


-Gandhi fue uno de los personajes raros, como la India misma. Fue la antitesis de todo lo que pasaba en el mundo, que venía de la II Guerra Mundial con todos los armamentos; él salía de sandalias, semidesnudo. Fue lo que no se esperaba en ese momento, cuando se esperaba al que tenia más armas. Alguien así es muy difícil de entender, pero lo cierto es que marcó una diferencia no sólo en la India, sino en el mundo.

Por Patricia Aguirre, periodista de la redacción del portal de noticias www.primerafuente.com

IMPORTANTE: Los Comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.