Yoga

Tamaño de texto

CONECTARNOS CON LO NATURAL

Terapia Homa para purificarnos y empezar de nuevo

“Uno se olvidó de acercarse a lo natural, por eso es importante prepararnos para sentir cada estación", dijo el maestro Ananta Singh.

El maestro Ananta Singh durante la ceremonia de la Terapia Homa.
agrandar imagen

El 21 de septiembre recibimos el equinoccio de la primavera en un estado de purificación a través del fuego de la Terapia Homa. “Después del fuego siempre hay algo nuevo, el fuego destruye pero trae algo nuevo”, dijo el maestro Ananta Singh.

La Terapia Homa es una práctica milenaria transmitida por los vedas –los sabios de la humanidad-  quienes tuvieron un gran contacto con la naturaleza y trascendieron la materia. “Uno se olvidó de acercarse a lo natural, por eso es importante prepararnos para sentir cada estación. El Yoga nos vuelve a conectar a la corriente natural”, explicó el maestro y agregó: uno se purifica, limpia y empieza de nuevo.

“Todo aquel que se acerque a su dharma, a lo que es, seguramente no va a sufrir. Las especies salvajes no sufren, el ser humano sí, porque quiere ser algo distinto a lo que es  y así vamos a tener muchos problemas. El Yoga busca que cada uno se purifique, se cure en sí mismo, y seguramente vamos a ser seres benditos y a esperar tranquilos la muerte. Si uno se acercara más a su dharma no le tendría miedo a la muerte”, dijo en su conferencia ante todos los alumnos que participaron de la semana de Meditación, Respiración y Desintoxicación que se realizó entre el 16 y 20 de septiembre en nuestro centro de Yoga.

“El Yoga –continuó- no es una finalidad, sino un medio que te da la capacidad de ser vos, y eso es bendito. Te entrega lo que es tuyo. Lo más incoherente es querer calmar el pensamiento con otro pensamiento. Tenemos una capacidad extra que es la conciencia, que nos hace ver lo que es. Es una capacidad que tienen todos los seres humanos”.

En la última parte de su conferencia, el maestro Singh recordó que atravesamos la era más difícil: Kaliyuga. “Por eso es muy difícil entrar a la meditación:  hay muchas cosas más importantes que su vida. Cualquier animal va a luchar por su vida hasta el último momento, pero el ser humano no.  Es una época de oscuridad, espero que despierten, porque están dormidos y se va toda la vida en el sueño”.

“La espiritualidad es mucho más fuerte que cualquier cosa. Cuando la persona tiene una espiritualidad muy grande, sabe donde quiere estar, está tranquilo”, señaló antes de disfrutar de un rico chai –té de la India- y endulzar nuestras mentes con el canto de los mantras.
 

IMPORTANTE: Los Comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.