Yoga

Tamaño de texto

TERAPIA HOMA

Los mantras limpian nuestra maleza de pensamientos

Recibimos el otoño con la fragancia de los mantras sagrados y el humo purificador de la Terapia Homa.

Con la fragancia de los mantras sagrados y el humo purificador de la Terapia Homa recibimos el 21 de marzo pasado la nueva estación de la naturaleza: el equinoccio de otoño 

Como lo hace en cada nuevo ciclo del año, el maestro Anant Singh encendió a la hora exacta de la puesta del sol la pirámide donde se consume el fuego sagrado al ritmo de un mantra ancestral. Luego comenzó a arrojar el arroz -considerado el alimento más noble de la tierra- invitando a los participantes a hacerlo también en un acto de ofrenda a la Divinidad.

“El Yoga mantra despierta una gran vibración que va limpiando todos los residuos mentales. Por eso la función del mantra es de apertura y liberación, lleva a la mente al estado más puro, a un estado más elevado de conciencia, que es Dios, el Gurú”, explicó el Maestro Singh en su conferencia luego de la Terapia Homa, ceremonia transmitida hace miles de años por los devas, los sabios de  la humanidad, para purificar el ambiente y conectarse con lo natural.

De esta manera, los mantras (palabra en sánscrito que significa man: mente, tra: liberar) nos liberan de los pensamientos. “El problema más serio –apuntó el Maestro- es que creen que son el pensamiento. El pensamiento es útil pero se convirtió en algo que lo boicotea y envenena. Usted no es producto de usted, de su dharma, sino de sus pensamientos”.

“El vacío de no saber “quién soy” nos angustia y en ese vacío, la maleza del pensamiento es grande, por eso quieren llenarlo con cualquier cosa hasta que logran encararlo. Hay dos cosas que aterran y de las que nadie escapa: la soledad y la muerte. Todo lo que buscan afuera (para llenar ese vacío) siempre estuvo adentro, eso me enseñó mi Maestro y yo lo puedo experimentar. Me enseñó a sentir a Dios; siento a Dios y después lo veo. La mayoría se asusta cuando siente algo. Siento bronca, miedo, felicidad, pero pasa, no soy eso; ahí lo siento a Dios. Eso es Advaita, que significa quien ha encontrado a Dios en su interior”, agregó. 

“Tenemos mucha información y pocos hechos, por eso necesitan de un maestro espiritual que los guíe hacia una corriente divina. Cuando uno piensa mucho crea situaciones y se recrea en ellas; eso no los deja vivir. Cuando se dan cuenta que no son la situación que recrearon se acercan a la corriente Advaita. Usted ha venido a esta tierra a vivir y a autorrealizarse. Lamentablemente, la mayoría nace y muere sin saber quién es”, dijo al finalizar su conferencia en nuestro Centro de Yoga. Después disfrutamos de un rico té con dulces.
 

IMPORTANTE: Los Comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.