Hatha Yoga>> Posturas

Tamaño de texto

POSTURA DE LA MONTAÑA

La conexión contigo mismo

La postura de la montaña o Samasthiti es muy simple en sí misma. Consiste en estar totalmente quieto y busca mejorar la toma de conciencia de lo que tú eres.

Con las manos juntas al pecho y con una respiración suave y rítmica, siente la energía en la palma de tus manos y en la yema de tus dedos. A través de este mudra (pronan mudra) se armoniza cuerpo y  mente.

Siente cómo esa energía se expande por tu pecho, tu rostro, tu espalda, tus piernas, hasta tus pies. Vuelve tu atención a los pies, a los músculos de tus piernas y a los glúteos, sintiéndolos y relajándolos aún más.

Relajando todas las tensiones que puedas sentir en tu pecho y en tu espalda, siente tu rostro y testifica una relajación profunda. Recuerda que se trata de sentir y no de pensar cada parte del cuerpo.

Con esta asana iniciamos en nuestro centro cada clase de Hatha yoga. Es una postura de autoobservación y de toma de conciencia, a través de la respiración, de nuestros estados mentales.

La gente no presta debida atención a la manera correcta de estar de pie. Unos cargan exclusivamente  el peso del cuerpo encima de una pierna o mantienen una pierna completamente girada hacia un lado.  Otros descansan todo el peso sobre los talones o el borde interno o externo del pie.

Esto puede ser comprobado observando cómo se produce el desgaste de suelas y tacones del calzado. Así, debido a esta errónea posición de pie y por la mala distribución del peso del cuerpo, se adquieren deformidades especiales que dificultan la flexibilidad vertebral.
 

IMPORTANTE: Los Comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.