Yoga

Tamaño de texto

APRENDE A RELAJARTE

El yoga ayuda a reducir el estrés

Las posturas actúan sobre el cuerpo físico, y las prácticas de respiración y de meditación contribuyen a controlar y a calmar la mente. El primer paso es aprender a discernir con mayor claridad entre la tensión y la relajación.  

El yoga te ofrece herramientas para enfrentar las situaciones de tu vida.
agrandar imagen

El estrés afecta a todo nuestro ser, pero no podemos vivir sin él, pues forma parte de la existencia humana. La diferencia está en mantenerlo a un nivel manejable y positivo. El yoga puede ayudarnos a controlar nuestro estrés en un nivel estable y útil a través de las posturas o asanas que actúan sobre el cuerpo físico, y de las prácticas de respiración y de meditación, que contribuyen a controlar y a calmar la mente.

Cuando el estrés supera los niveles normales  puede debilitar el sistema inmunológico y como consecuencia el cuerpo se hace más vulnerable ante las infecciones. Así contribuye al desarrollo de trastornos de salud como la hipertensión, las úlceras gástricas, los problemas digestivos y las enfermedades del corazón, entre tantos otros.

Las causas del estrés pueden afectar al cuerpo a un nivel físico o psicológico. Entre los factores estresantes físicos, se encuentran las lesiones, los ejercicios muy fuertes y las situaciones extremas de temperatura o falta de sueño. Los estados psicológicos y emocionales tales como la ansiedad, el dolor por una pérdida o no saber actuar ante las situaciones que nos tocan vivir, también provocan una situación de estrés.

En realidad es natural que las personas experimenten algo de estrés en sus vidas e incluso este suele aumentar su nivel de rendimiento. El problema surge cuando el estrés supera el nivel de tolerancia de una persona y es allí cuando empieza a reducir su rendimiento.

Suele suceder con mucha frecuencia que la persona se adapte con el tiempo al cambio gradual del cuerpo y de la mente, sin ser consciente de la carga creciente de la tensión física y mental. Frente a esa situación, el yoga tiene un enorme valor terapéutico, dado que la práctica regular de esta disciplina permite al individuo discernir con mayor claridad entre la tensión y la relajación. Saber reconocer la diferencia entre estos dos estados es el primer paso para adquirir la capacidad de introducir cambios en nuestro estilo de vida con el fin de reducir la influencia de los factores estresantes.

Las señales que indican un aumento del estrés pueden ser de tipo físico o mental. Los tic nerviosos tales como morderse las uñas, abrir y cerrar el bolígrafo o dar golpecitos con el pie indican un estado interior de inquietud, mientras que los trastornos de salud suelen estar asociados con el estrés a largo plazo.

Generalmente, las personas demasiado estresadas recurren a diversos mecanismos para intentar aliviar su estrés y suelen caer en un espiral de adicción a través, por ejemplo, del cigarrillo o las pastillas. Los trastornos de la alimentación tales como la anorexia  y la bulimia, también pueden surgir como intentos fallidos de resolver cualquier situación que resulta insoportable.

El yoga te ofrece herramientas para disminuir tu estrés adquiriendo autodisciplina y desarrollando una nueva visión filosófica de la vida.

IMPORTANTE: Los Comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.