Sabiduría de la India

Tamaño de texto

MENSAJERO DE LA PAZ

Dalai Lama, el Oceáno de Sabiduría

El líder espiritual y político de los tibetanos nació el 6 de julio de 1935 y hoy vive exiliado en Dharamsala, en la India. Desde allí, lucha por la independencia de su pueblo e imparte mensajes de paz a la humanidad.

Dalai Lama viaja por el mundo por la causa tibetana.
agrandar imagen

El Dalai Lama número 14, Tenzin Gyatzo, nació el 6 de julio de 1935 en una familia de campesinos en el pequeño poblado de Takster, en el noreste del Tíbet. Con apenas dos años, Tenzin fue reconocido como la reencarnación de su predecesor, el Dalai Lama número 13.

Según la religión tibetana, los Dalai Lama son seres santos que renuncian al Nirvana, la paz eterna, y acceden a reencarnarse para continuar guiando a los humanos durante su larga travesía terrena. Dalai Lama significa Océano de Sabiduría.

En 1950, a los 15 años de edad, y teniendo todavía que enfrentar nueve años más de intensa educación religiosa, el líder espiritual tuvo que asumir el pleno poder político cuando la China invadió al Tíbet. En 1954 junto con una gran cantidad de dignatarios religiosos y civiles, viajó a Pekín para mantener conversaciones de paz con Mao Tse Tung, pero la crisis continuó.

El 10 de marzo de 1959 Lhasa, la mítica capital del Tíbet,  se sublevó para reafirmar su independencia. Las demostraciones fueron brutalmente reprimidas y decenas de miles de tibetanos murieron en los bombardeos o fueron encarcelados. Considerando que la única forma de liberar a su país de la opresión, era que su palabra y su actividad no fueran acalladas, Su Santidad el Dalai Lama cruzó los Himalayas a pie, en un peligroso viaje que  lo llevó al asilo en India.

Desde 1960 reside en Dharamsala, y a partir de entonces no ha cesado de efectuar llamamientos a la ONU y ante numerosos foros internacionales sobre la real condición tibetana. Esto ha generado diversas resoluciones y expresiones de apoyo, demandando respeto por los derechos humanos de los tibetanos, por su cultura y autodeterminación. 

Desde entonces ha vivido a los pies de los Himalayas en Dharamsala, India, el asiento del Gobierno Tibetano en exilio, una democracia constitucional desde 1963. Dharamsala, felizmente conocida como La Pequeña Lhasa, posee también instituciones culturales y educativas y sirve de "capital en exilio" de 130.000 refugiados tibetanos que viven principalmente en la India. Otros viven en el Nepal, en Suiza, en el Reino Unido, en Los Estados Unidos, en el Canadá y otros 30 países.

Mientras tanto el Décimo Cuarto Dalai Lama, a diferencia de su predecesor, quien nunca vino al occidente, continúa con sus viajes a lo largo del mundo, hablando en forma elocuente en favor de una comprensión ecuménica, de la bondad y la compasión, del respeto al medio ambiente, y por encima de todo, acerca de la paz mundial.

Recientemente, los más importantes Iìderes polítícos mundiales, haciéndose eco de la opinión pública internacional, han insistido en que el gobierno de China entable discusiones serias con el Dalai Lama, a fin de terminar con más de cuarenta años de opresión política, religiosa y cultural en el Tíbet.

Su prédica constante es poner la sabiduría de las religiones al servicio del bien de todos los seres, integrando sus valores a la política o la ciencia. Firme defensor de la no-violencia, el Dalai Lama, quien humildemente suele decir: "soy simplemente un monje budista", ha sido distinguido en 1989 con el Premio Nóbel de la Paz, por su incesante y pacífica lucha en favor de su pueblo.
 

IMPORTANTE: Los Comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.