Hatha Yoga>> Posturas

Tamaño de texto

ASANAS

Con la energía de una cobra

La postura de la Cobra (o Bhujangasana, en sánscrito) te libera del estrés que se deposita en la espalda y beneficia la glándula tiroides. Te contamos cómo practicarla.

En esta asana es importante no presionar el piso con las manos.
agrandar imagen

Como lo hace una cobra, en esta postura debes elevar la columna sin presionar el piso con las manos, sintiendo que es tu energía interna la que te sostiene.

Es una postura que por excelencia estimula la columna vertebral y la espalda. La glándula que más se beneficia es la tiroides, por eso es muy importante estirar bien el cuello.

Además, trabaja en forma directa sobre la parte sacra y coccígea de la columna vertebral,  estimula el tercer ojo, fortalece la memoria y libera el estrés que se deposita en la espalda. Los ovarios también son beneficiados corrigiéndose trastornos menstruales.

Cómo practicarla

Acostado, relaja la mejilla apoyándola en el piso, suelta los hombros y  los brazos, al costado del cuerpo; con los ojos cerrados, respira suavemente soltando la espalda. Coloca las manos apoyadas al piso debajo de la línea de los hombros, los brazos pegados al cuerpo y los codos tocando el piso, al igual que la frente. En esa posición, junta bien las piernas y mantiene los glúteos firmes porque son los que van a sostener la columna.

Luego, eleva haciendo fuerza con la espalda tomando aire, no levantes los codos del piso, siente el pecho y la espalda estirando más hacia arriba, reteniendo con aire lo más que puedas.
Soltando el aire regresa la frente al piso, mantente sin aire lo más que puedas hasta iniciar la segunda fase. Tomando aire lentamente levanta y estira completamente la espalda, los codos apenas flexionados levantados del piso, siente que la columna y la espalda trabajan más que los brazos.

Retiene con aire lo que más puedas o bien quédate estirando bien el cuello hacia arriba y hacia atrás, sin tensar los hombros hasta tres minutos haciendo respiración rítmica, concentrándote  en la columna y en el entrecejo.

Observación: es importante que tenga las piernas juntas y los glúteos firmes, y los hombros relajados. En porcentajes, la fuerza tiene que estar distribuida en un 70% en la espalda y un 30% en los brazos.
 

IMPORTANTE: Los Comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.