Yoga

Tamaño de texto

POR EL MUNDO

Reportaje exclusivo a Ramiro Calle

Es el principal referente de la enseñanza del Yoga en España, y se convirtió en uno de los escritores más importantes en toda Europa. 

Ramiro Calle nos recibió en su centro de Yoga en Madrid.
agrandar imagen

Llegamos a su centro de Yoga “Shadak”, el más importante en Madrid, en octubre pasado y en un cálido encuentro, Ramiro Calle no dudó en compartir su experiencia en la enseñanza del yoga a través de nuestra página.

Así, Ramiro, quien difunde la filosofía milenaria desde hace 30 años y hoy se convirtió en uno de los principales escritores orientalistas de toda Europa,  respondió todas nuestras inquietudes a través de este reportaje que mantuvimos posteriormente vía internet.

-¿Cómo llega el Yoga a vos?

- A los quince años escuché por primera vez la palabra yoga y pregunte al amigo mejicano que la pronunció de qué se trataba y cuando me dijo que era un método para dominar la mente, me dije a mi mismo, éste es mi sistema, y desde entonces, hace más de cincuenta años, siempre he estado investigando en el amplísimo campo del yoga, que es inagotable, y por eso, como concluyo mi libro “En Busca del Faquir” (segunda parte de “El Faquir”), “soy un aprendiz y el deber de todo aprendiz es seguir aprendiendo”.
 
-¿Qué significa el Yoga para vos?

-Es el primer método de mejoramiento humano del Orbe y un conjunto impresionante de enseñanzas y métodos para acelerar la evolución de la consciencia y realmente humanizarnos, ya que somos todavía homoanimales.  El yoga es todo en mi vida. No me concibo sin el yoga. Impregna toda mi existencia y, desde luego, considero que es el método de autorrealización más práctico, fiable y solvente de todos los existentes. El yoga ha perneado en todas las técnicas de autodesarrollo y en todos los sistemas filosófico-religiosos.
 
- En el mundo actual, cada vez más acelerado y caótico, ¿la gente necesita más del Yoga?

-La gente viene necesitando el yoga desde hace milenios, porque la mayor dificultad, el gran problema, está en la mente y en su lado neurótico y destructivo. Pero en una era de ansiedad y urgencias, en una sociedad que hemos convertido en un erial * y un estercolero**, como declaraba Sri Anirvan, la práctica del yoga es una necesidad específica.
 
- ¿El Yoga es para todos?

-Absolutamente para todos, no hay la menor duda. El yoga es método, es praxis, es experiencia, y no creencias. Lo único que transforma es la experiencia y lo que urge es cambiar la mente y lograr mantener actitudes sanas y cooperantes.
 
-¿Crees que el Yoga va perdiendo su esencia con las variantes que ofrece Occidente? ¿Qué no es Yoga?

-Sí, pierde buena parte de su esencia al ser falsificado o adulterado y por eso es muy importante discernir entre el yoga y sus sucedáneos. Hay caviar auténtico y hay sucedaneos. Hay yoga genuino y “yogas” bastardos. El yoga no es un culto al cuerpo, no es una gimnástica, no es religión ni doctrina, no es un método somático sin la utilización plena de la consciencia. Si no hay consciencia no hay yoga.
 
-¿Por qué crees que la gente busca el Yoga: por una cuestión evolutiva o como una "receta" para afrontar las situaciones de su vida?

-Unos pocos como método realmente transformativo y evolutivo, pero la mayoría, y no está mal, como “receta” o terapia.

-¿Cuál es el mayor obstáculo que tiene el ser humano para encontrarse así mismo?

-El autoengaño, el no querer verse a uno mismo como es, el arrogarse cualidades de las que uno carece y la identificación con la personalidad o el yo-social que nos hace vivir de espaldas al yo-real.
 
-¿Cómo una persona puede despertar su consciencia a través del Yoga?

-Sadhana es el secreto. O sea la práctica asidua de las técnicas y métodos del yoga. La práctica es la que transforma, pues el saber libresco y el mero conocimiento no son transformativos. Vivimos en una consciencia sonambúlica, crepuscular. Y si no hacemos nada por elevar el umbral de la consciencia, así moriremos. Para despertar la consciencia necesitamos un cambio de actitud y, sobre todo, vivir conscientes, aprovechar todo para transformarlo en consciencia.
 
-¿Cómo se calma la mente, que permanentemente boicotea el acercamiento con uno mismo?

-Meditación, por un lado, y el intento de estar más atento a todo por otro. Vigilancia, asimismo, de pensamientos, palabras y actos. Hay en el yoga, asi como en la antigua psicología budista, muchos métodos para calmar y concentrar la mente, entre los que destacan los que utilizan la respiración como objeto de atención.
 
-¿Qué es la meditación? ¿Todos podemos meditar?

-Los meditadores fueron los primeros psicologos prácticos del mundo. La meditación es el arte de parar y ser. Es un métodos específico para aprender a someterla mente y sanearla. Hay muchas clases de meditación, pero todas trabajan con el esfuerzo consciente, la atención y la ecuanimidad. Toda persona puede aprender a meditar. Y se aprende a meditar, meditando.
 
 
-Sabemos que sos un apasionado viajero y estuviste casi cien veces en la India, entrevistando a grandes maestros, yoguis y renunciantes. ¿Cuál es el mensaje espiritual que la India busca transmitirle a toda la humanidad?

-He viajado a la India en cien ocasiones. Es de lamentar que la India viva de talentos pasados, como es la verdad, pero donde hubo, algo se retuvo, y es un referente para todo buscador espiritual y ha sido la cuna no solo del yoga, sino de las más altas místicas y metafísicas. El mensaje de la India mística es que hay que mirar hacia adentro y que está bien poner medios para mejorar la calidad de vida externa, pero complementándolos con la mejora de la calidad de vida interna. Hay que aprender a discernir entre la persona aparente y la persona real y tratar de darle a la vida el sentido de la autoperfección, para beneficio propio y ajeno. Contamos, por fortuna, con las enseñanzas y métodos de los más grandes maestros de la mente realizada, y tenemos que servirnos de ellos para humanizarnos y así humanizar más este planeta, que como reza un adagio indio, parece el manicomio de los otros planetas. Pero un yogui no es un salvador de almas ni hay por qué tornarse un proselitista en esta dirección imponiéndonos a los demás. En el ámbito del yoga, como coincido con mi buen amigo el maestro de yoga Víctor Martínez Flores, hay demasiados egos exacerbados, parece mentira. Abundan en demasía los narcisistas y manipuladores, lo que es un gravísimo contrasentido. El verdadero sabio es siempre humilde, tolerante, respetuoso y cooperante. El yoga es unión y no separación, aceptación y no rechazo, inclusimismo y no exclusivismo.
 

*Eria: dicho de una tierra o de un campo: sin cultivar ni labrar.
** Estercolero: encargado de recoger y sacar el estiércol (excremento de cualquier animal).


En un próximo reportaje, Ramiro Calle nos contará su experiencia con la muerte tras su último viaje a Sri Lanka, en la India.  Allí contrajo una bacteria que  le provocó una infección en su cerebro y estuvo al borde de la muerte.  Eso motivó su último libro “En el Límite”.
 

IMPORTANTE: Los Comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.