Alimentación Natural

Tamaño de texto

UNA SEMILLA MILENARIA

Los cinco poderes naturales de la chía

Es la mayor fuente vegetal de ácidos y tiene un alto contenido de antioxidantes. Fue uno de los cuatro cultivos básicos para los Mayas.

Desconocida hasta hace un tiempo, la chía volvió a formar parte de las semillas más recomendadas para tener una alimentación sana.

Para los Mayas, era uno de los cuatro cultivos básicos destinados a su alimentación, junto al maíz, el poroto y el amaranto. Se cuenta que era una fuente de energía para travesías prolongadas y alimento para los guerreros, combinada con maíz. Así, con un pequeño puñado, los guerreros  podían andar sin fatigarse y sin tener que comer durante horas, dada sus propiedades energéticas.

El harina de chía tostada se utilizaba en la preparación de una popular bebida refrescante y nutritiva  -todavía hoy vigente en Centroamérica-, denominada “chía fresca” (agua, limón y chía).

El cultivo de la chía se remonta a unos 3.500 años a. C en el valle de México y para los nativos era sinónimo de aceite. En dialecto nahuad la palabra "chiactic" significa aceitoso o grasoso. Así, el nombre Chiapas, actual estado al sur de México, significa “agua de chía”.

Estos son los cinco poderes naturales de la chia,  que valen la pena tener en cuenta para una mejor nutrición:

-Es única por su elevado contenido de aceite. Es la fuente vegetal más rica de ácidos grasos esenciales Omega-3.

-Tiene un alto contenido de antioxidantes, tan buenos para evitar la oxidación celular.

- Reduce el colesterol “malo” LDL, en sangre, a la vez que aumenta el nivel del “bueno”, el HDL, y ayuda también a disminuir los triglicéridos.

- Tiene una buena cantidad de proteínas de alta calidad nutricional, se estima entre un 19 y un 23 por ciento.

- Es rica en minerales como el calcio, el magnesio, fósforo, zinc y potasio, y en vitaminas del complejo B.

La chía también brinda una sensación de plenitud. Se recomienda en el desayuno, mezclar una cuchara de semilla de chía en un vaso de jugo de naranja, dejando reposar las semillas. Gracias a la semilla se detendrá la sensación de hambre hasta el mediodía.

Otro dato importante es que puede almacenarse por años sin que se deteriore el sabor, el olor o el valor nutritivo.
 

IMPORTANTE: Los Comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales.